Skip to content

Camino a León (II)

26.11.2007
by

Dicen por ahí que sólo viaja el que regresa. Claro, dando por sentado que todos tenemos un lugar al que regresar, en mi caso, cada lunes al trabajo, je,je
El que viaje siempre con billete de ida tardará más en regresar, si es que lo hace.

El caso es que volví de mi recorrido leones con la familia en el puente de la Almudena. Ha hecho un frío de la leche, al sol se estaba muy bien, pero a la sombra ya podías estar abrigado porque te atravesaba un cuchillo.
El centro de León es pequeño y se recorre en poco tiempo. Gran catedral gótica con unas vidrieras auténticamente espectaculares, que suman un total de 1800 metros cuadrados. Una pasada y la entrada es gratuita, excepto para el museo.
Para comer fácilmente se encuentran sitios por 9-10 euros y un menú aceptable.
El convento de San Marcos, hoy Parador Nacional, está un poco más alejado del centro y tiene una impresionante fachada plateresca. Si no estas alojado allí sólo puedes entrar a una primera sala, bien calentita, desde la que ves la recepción y el restaurante.
La Casa de Botines es muy chula, realizada por Gaudí. Dentro había una exposición de joyas que salían a subasta. Del hall de entrada no puedes pasar, pero el edificio es enorme.

Me sorprendió la cantidad de tiendas de artículos de diseño, de todo tipo. También abundan las confiterías, que además pueden ser pastelería y/o cafetería. Le dan mucho al chocolate. No me extraña porque para aguantar el frío nada mejor que un buen chocolate calentito o café y unos bombones, pastel de chocolate y otros variados, bollos rellenos de nata o trufa. Nada, kilocalorías para el cuerpo, je,je.
Y los precios eran bastante asequibles.
En definitiva, una ciudad que se presta muy bien a un paseito, parando cuando te apetezca para tomar un aperitivo o un cafelito.

Fui a la oficina de turismo para ver cuando era la visita guiada por la ciudad. Me indicaron que en finde, a las 11h y a las 16h. Allí estábamos a las 16h, seríamos unas 15 personas esperando y nada, allí no aparecía ningún guía. A las 17h abren la oficina y nos comunican que no hay visitas, ein?, que han entrado 2 nuevos en la oficina y se habían guiado con los horarios del verano que ya no estaban vigentes. Sorprendente tal descoordinación. También sorprendente que no den la posibilidad de las visitas guiadas por la ciudad, dado que no hablamos de una ciudad cualquiera, sin desmerecer a las demás, y siempre acuden visitantes. Si no hay un grupo mínimo de 10-15 personas por ejemplo no se hace la visita, que si lo hay, pues se hace. Ay, ay…

Nos dirigimos a Astorga y me metí en la trampa. Hay una autovía León-Astorga, se harán unos 40km, por 3,60 euros, joder, vale pues voy por la nacional. En que hora. Me metí en una auténtica pesadilla de coches, camiones, adelantamientos a tutiplen, no me extraña que la peña se pegue la ostia con el coche. Había demasiado nerviosismo. Por fin llegamos a Astorga. La catedral también grandecita, pero con el retaso que habíamos acumulado no nos merecía la pena entrar para no verla tranquilamente. Había que pagar, así que paseito por la ciudad. Aquí sí que había visitas guiadas mañana y tarde. Que se apunten una, je,je.
Muy chulo también el Palacio Episcopal, también de Gaudí y que parece un pequeño castillito, con su foso simulado y todo. Destacar también las innumerables chocolaterías con todo tipo de bombones, chocolates, turrones, impresionante despliegue chocolatero. Cayó un cafelito en la plaza del ayuntamiento, donde nos obsequiaron con una rosquilla de acompañamiento, todo un detalle, si.
Regresamos por la misma nacional, ya de noche, con mucho menos tráfico, siendo el recorrido mucho más tranquilito.

Como no quedaba Ponferrada, que también nos vio llegar una mañana tempranito. Pons ferrata, puente de
hierro, que permitía el paso de los peregrinos a Santiago de Compostela ó puente fortificado?
Su casco antiguo me pareció chiquitín. Visité en la Basílica de Nuestra Señora de la Encina la exposición gratuíta de Las Edades del Hombre y que me pareció un poco pobre, comparado con otras que he visto…

El espectáculo vino después con el impresionante Castillo de Ponferrada, castillo de la Orden del Temple, de unos 8000 mil metros cuadrados, a orillas del río Sil.
Tras la expulsión de los Templarios, que estuvieron hasta el 1308, el castillo fue ampliado y reformado varias veces. A partir de 1994 empiezan los trabajos de rehabilitación. Todo el interior ha desaparecido, siendo restauradas algunas dependencias que son usadas como cafetería, salón de actos, dependencias internas, etc.

Lo que si está muy bien son las murallas, con varias torres, comunicadas entre ellas. En la típica escalera en espiral prácticamente a oscuras casi me quedo encajado de lo estrecha que es. Eso sí, de tanto bajar y subir escaleras salí molido, vaya agujetas al día siguiente, no sentía los muslos y parecía un madelman, ja,jaa
En un lateral está protegido por el río Sil estando la muralla a gran altura. Ahí se construyó la Mina, que es un acceso en diagonal desde la muralla hasta del río, para tener acceso permanente al agua y sobrevivir en caso de asedio. Construida probablemente a finales del s.XV principio del XVI. Ahí debía estar un tio subiendo el agua con poleas. Menudos brazos tenía que tener, bueno, por lo visto eran varios e incluso tenían unas dependencias propias al lado del acceso a la Mina.

Comí en la plaza del ayuntamiento por 9 euros un menú majete. Eso sí, ni calefacción ni leches en el restaurante, joder con los de León, como no salieras a la terraza al sol te quedabas heladito.
Compré una botella de crema de orujo en una tienda chiquitilla. Entro y cierro la puerta, se estaba muy calentito, el mejor sitio con calefacción que vi en esa ciudad. Total, que estoy mirando las botellas, con cara de felicidad, orujo de no se que, joder que calor que hace, crema de tal, pues si que hace calor si, licor de cual, ya te digo ya, me ahogo de calor…, cuando miro un poco detrás de mí y tenía una estufa a todo gas, caguenla, ¡que casi me quemo! jajaa.
Después de comer encontramos una confitería tranquila, también calentita. Cayó un cafelito y una porción de tarta, que agustito se estaba al calorcito, me hubiera echado una siesta allí mismo, ja,ja

Para regresar a Madrid el domingo que mejor que improvisar, no? Cojo el mapa, que peligro…, ja,ja, para cambiar la ruta prevista por la A6. Veo que Sahagún está al este y había leído algo de ciudad monumental y tal, así que allí que nos dirigimos y al ser todo autovía llegamos en un periquete.

Buscando el centro, únicamente vemos un gran arco de entrada en una calle, majete él, que sólo tenía una cara tallada siendo la de atrás casi lisa. Pues no veo el centro…, recorremos un poco callejeando, joer, que frío… LLegamos a la plaza mayor, bueno… no está mal, je. El caso es que llevaba media hora en el pueblo y no había visto a nadie. Me pregunto si será un pueblo fantasma a las 11 de la mañana… Miro alrededor a ver si veo a algún Freddy Krueger regresando de Pesadilla en Elm Street, o al colega de la Matanza de Texas. Todo estaba demasiado tranquilo, no veo nada raro, aún así me mosquea…

Algunas cafeterías abiertas sin clientes dentro, un quiosco de periódicos desangelado, etc. Pues vaya rollo, pero que pasa, ¿aquí no hay niños o que? con el solazo que hace y no hay ninguno jugando. Sí, si, mucho de León pero están todos acurrucaditos en casa al calorcete, ja,jaa
Pues nos vamos, la ciudad no despierta nuestro interés, ha sido una pifia. Ale, pa Burgos.

Ya se acercaba el mediodía cuando llegamos, la ciudad estaba templadita y abarrotada de gente pero sin llegar a agobiar, bueno, excepto una calle al lado de la catedral con una cola espectacular para entrar a al exposición del Cid. Vamos a tomarnos un aperitivo y a comer. Al lado de la catedral misma encontramos un menú por 8 euros. Morcilla, lomo a la riojana (que bueno, me habría comido 3 platos), plátano, pan, agua y vino. ¿Por qué ir a que te metan una clavada? además sigo viendo que muchos menús ni siquiera merecen el precio que ofertan.
Paseito después de comer y ¿con que nos topamos? ¡con una confitería! pues pa dentro, cafelito y otro trocito de tarta, je,je que rico, como me estoy poniendo estos días, ¡esto ya es gula!. A media tarde por fin nos movilizamos camino de Madrid. La A1 estaba perfecta, en dos horas estábamos en la jungla de asfalto. Así tenía que ser siempre…

Que tres días tan maravillosos, que tranquilidad, que sol, ¡que frio joer!…, pero ha merecido la pena.

¿Cuando es el próximo puenteeeeeeee? jajaja

Salu2.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: