Skip to content

Cabo Trafalgar, el libro (II)

16.08.2006
by

(Continuación de Cabo Trafalgar, el libro)

El primer navío de la columna inglesa más al norte es un 3 puentes, 100 cañones, es Nelson en el Victory, seguido de otro 3 puentes, el Temeraire. “Los British de la gran putain” van a cortar la línea aliada por el centro, donde están dos de los navíos más importantes, el Santísima Trinidad, 4 puentes, 136 cañones, el ojito derecho de la marina española, 35 años de servicio, el buque de guerra más potente del mundo y el Bucentaure francés, 80 cañones, de Villeneuve.

La segunda columna inglesa va media milla más al sur, con dos navíos de 3 puentes en cabeza, liderando el Royal Sovereing. Van en dirección a la retaguardia aliada, formada por 5 navíos españoles y 6 franceses, con el buque insignia español, Príncipe de Asturias, 3 puentes y 118 cañones (en una ocasión dice que tiene 114 cañones, pero en el resumen que se hace al final del libro también indica 118).
Todos están de acuerdo en que los ingleses le echan muchos couilles, o sea, huevos, y con bacon.
La única ventaja es que mientras se acercan de morro sufren la artillería aliada. Los marineros rezan, “pero si pasan la línea, es lo peor y el Nelson es un fantasma y un tocapelotas, sí, pero manco, tuerto y lo que sea, es un marino de pata negra, jabugo de los mares y también sabe todo el mundo que el comandante general señor almirante Villeneuve, sólo se diferencia de una vaca en la mirada inteligente de la vaca”.

El almirante español Gravina solicita operar independiente de la flota con su escuadra de retaguardia atacando a la línea inglesa más próxima a ellos, pero Villeneuve opina que donde hay almirante francés no manda español, a joderse tocan. Se acercan los chulos arrogantes ingleses.

Para esta batalla se han juntado 60 navíos, 5.940 cañones, 40.000 hombres. Bum-raaca Bum-raaca… y fuego de mosquetería de cientos de fusiles.
El primer 3 puentes ingles está sufriendo un fuego espantoso, pero con un par sigue a cortar la línea. Los navíos ingleses que siguen a este se separan para cortar también la línea por otros puntos.
Pumba, pumba, pumba… el Royal Sovereing cruza la línea destrozando la popa del Santa Ana, el lugar más vulnerable porque las balas y metralla recorren el navío a lo largo destrozando cuanto encuentran a su paso. Pero el inglés no se va de vacío, recibe una andanada del Santa Ana, Fougueux, Indomtable y Monarca, destrozando sus palos mayor y mesana. Bien hecho, pero no tardan en llegar más navíos ingleses en su defensa y los aliados empiezan a estar rodeados.

En la otra línea inglesa, el Victory repite la operación, sigue adelante recibiendo andanadas, mientras los que le siguen se despliegan a su lado. El Trinidad y Bucentaure le cortan el paso, pero al otro lado de éste último hay un hueco que ha dejado el Neptuno y el Victory ve la oportunidad de cortar por ahí la línea rectificando el rumbo. Sigue recibiendo caña, sigue adelante, pero el Redoutable francés consigue milagrosamente tapar el hueco y el impulso que llevaba el Victory le ha hecho abordarse con el navío francés. Los dos no cesan de repartir pero bien, 74 cañones franceses contra 100 cañones ingleses. Con gran coraje los franceses intentan abordar el Victory, pero otro navío inglés viene en ayuda cruzando la línea para situarse al otro lado del Redoutable, que se queda entre dos fuegos y recibiendo de lo lindo. Un tercer navío ingles también cruza la línea y se une al festín. El navío francés pierde su palo mayor.
El agujero creado es un autentico coladero para los ingleses que siguen entrando y rodeando a los aliados.

Al sur de la línea un navío arde con tremendas llamaradas, es el Achille francés al que le ha estallado la santabarbara, que es como el arsenal del buque.
El Santa Ana esta medio desarbolado pero sigue escupiendo fuego con todas sus baterías.
En el centro el Santísima Trinidad y el Bucentarure de Villeneuve están rodeados de cuatro navíos ingleses.
4 navíos aliados, San Justo, Neptune francés, San Agustín y San Leandro se han alejado un poco y apenas entran en combate.
El Heros en vez de acudir al combate sigue hacia el norte, alejándose, igual que la vanguardia que tampoco combate. Los ingleses tienen fácil la escabechina.

Villeneuve muestra la bandera nº 5, “a los que por su posición no combaten, tomar una que les lleve rápidamente al fuego”, el contraalmirante Dumanoir, en el Formidable, no le hace caso y se dispone a huir desde la vanguardia. Hay 9 navíos de la vanguardia que no combaten, Neptuno, Antilla, Scipion, Intrepide, Formidable, Duguay-Trouin, Montblanc, San Francisco de Asís y Rayo. El Heros de la división centro que les sigue tampoco combate. La orden del almirante en jefe Villeneuve es inapelable y dirigida a cada buque, pero cada uno se limita a esperar las ordenes de su superior, en el caso de la vanguardia, Dumanoir, que vista sus ganas de huir, no tiene pinta de colaborar.
Contrasta con los combatientes ingleses que pelean con todo para aniquilar al enemigo, mientras que españoles y franceses combaten angustiados por no faltar al reglamento y no se les vaya a mosquear un almirante, así posteriormente lo podrían alegar en su defensa ante un tribunal naval.

El Bucentaure pierde su palo mayor y está cada vez más rodeado, junto al Santísima Trinidad y Redoutable.
El San Agustín ha conseguido acercarse a ellos y pelea con bravura con un 3 puentes inglés, que también ataca al Santísima Trinidad.
El San Leandro y Neptuno hacen fuego desde lejos sin arriesgar y más lejos aún el San Justo tampoco combate.
Finalmente Dumanoir despierta y ordena virar a la vanguardia para unirse al fuego, aunque el poco viento dificulta la maniobra.
El Heros va a su bola y sigue alejándose. Se hacen dos grupos, 7 navíos apuntan mejor o peor al combate y 3 al este, un rumbo que los aleja del fregao. Así que se quedan sin combatir Heros, San Francisco de Asís y Rayo. El Formidable de Dumanoir se va definitivamente al este, ordenando a todos que les sigan para escapar. El Intrepide francés no obedece y pone rumbo al combate, igual que el Neptuno español. Detrás del Formidable escapan también Duguay-Trouin, Montblanc y Scipion, 4 navíos franceses que se van sin socorrer a sus compañeros (serán apresados días más tarde). Contrasta con un navío inglés que llega tarde a la batalla y se lanza como poseso al fuego.

El San Agustín ha acudido en ayuda del Santísima Trinidad, combatiendo encarnizadamente con un 3 puentes inglés.
Al Trinidad sólo le queda el palo delantero. El Bucentaure, sin palos, aún mantiene en alto la bandera para no rendirse.
Algunos soldados y oficiales vigilan sable en mano y pistolas para evitar que la tripulación acojonada huya. Y lo que tiene que acojonar ver las balas venir…
El Intrepide sigue luchando, el Neptuno sigue con dos ingleses que le salieron al paso y sigue perdiendo palos.
Los españoles cerca del Santísima Trinidad intentan ayudarle o acercarse a su zona.
En una andanada, “eso es para Jorge III y su puñetera madre”. Otro que trabaja a destajo, el cirujano, cortando por aquí y por allí. A pesar de los malos gobiernos, el desorden y la desidia, la tripulación se sigue portando, como en el combate de Juan de Langara entre los cabos San Vicente y Santa María. El navío Fenix cubrió la retirada de su escuadra y estuvo 8 horas batiéndose contra varios navíos ingleses a la vez, hasta arriar bandera, totalmente desarbolado y la tripulación muerta o herida. La tripulación de un navío de 74 cañones ronda los 772 hombres.

El Bucentaure ya está desarbolado pero sigue batiéndose rodeado de enemigos. El Trinidad sigue defendiendose con fiereza siendo atacado por 4 navíos ingleses. Aún mantiene su único palo y el 4 puentes dispara por sus dos bandas un fuego terrible.
Muy cerca de él se mantiene el San Agustín con dos navíos ingleses pegados prácticamente en abordaje.

Hacia el sur la línea es un desastre y con aún 5 ó 6 navíos ingleses incorporándose al combate.
Totalmente terrible es el momento en que un navío corta la trayectoria de un enemigo, cruzándose delante cortándole el paso, mantenerse un poco sin disparar para colocarse en el punto justo y endiñarle una andanada completa con todas sus baterías al enemigo en la proa y que las balas recorran el navío a lo largo haciendo una escabechina. O por la popa, 37 cañones de una banda a la vez, 838 libras de munición, y para que sea más completo, bala rasa al casco y cubierta.

El Neptuno pierde su palo de mesana. El fin del combate se acerca, apenas una docena de navíos siguen combatiendo.
En el Bucentaure de Villeneuve ya ondea la bandera inglesa.
El Trinidad casi desarbolado sigue ferozmente defendiéndose de tres navíos ingleses que están vendiendo cara su victoria.
Un poco más al norte ahora, el San Agustín aún pelea con bravura. Igual que el Intrepide que trata de unirse a unos navíos aliados que intentan retirarse a Cádiz.

Poco a poco el Neptuno bastante tocado va cesando en su fuego. Aun le queda por encajar otra andanada a bocajarro, pumba, pumba, pumba en plena proa, mandando a medio navío al infierno.
El Santísima Trinidad acaba rindiéndose. El 4 puentes sin palos y la cubierta destrozada se rinde tras cuatro horas de combate.

El Neptuno está in extremis, desarbolado, destrozado, desmontada su artillería y el casco machacado. Los pocos aliados que aún combatían ya se han rendido, totalmente destrozados y algunos apenas se mantienen a flote, Trinidad, Bucentaure, Redoutable, Santa Ana, San Agustín, Monarca, Bahama, Fougueux y Aigle.
El agua está plagada de marineros intentando salvarse, heridos y muertos.

Al sur, al final de la línea, un navío se resiste contra 4 ó 5 ingleses que le rodean, el San Juan Nepomuceno.
El grupo de retirada se aleja dirección Cádiz, siguiendo al Príncipe de Asturias del almirante Gravina, que hace la señal de reunión absoluta y retirada, mientras es remolcado por una fragata francesa. Detrás le siguen hasta 10 navíos, unos medio destrozados y otros casi intactos como San Justo, San Francisco de Asís, Rayo y Heros.
En el centro de la línea sólo pelea el Intrepide que intenta unirse a la retirada. Lucha por ambas bandas con tres navíos ingleses, el palo mayor caído y arrastrando por el agua. Acaba perdiendo su único palo y sus esperanzas de retirarse. Aún así se resiste a rendirse y ya son 5 navíos enemigos los que le atacan.
El pescao está totalmente vendido y la escuadra aliada encaja una derrota terrible.

Estado de los navíos tras el combate:

Pluton (Fr) 74 cañones, volvió a Cádiz.
Monarca 74 cañones, desarbolado, apresado, varado en la costa e incendiado por los ingleses, 100 muertos y 150 heridos.
Fougueux (Fr) 74 cañones, apresado y perdido en la costa.
Santa Ana 120 cañones, apresado y represado, totalmente desmantelado, entró en Cádiz, 99 muertos y 141 heridos.
Indomtable (Fr) 80 cañones, perdido en la costa.
San Justo 74 cañones, sin apenas participar en combate, entró en Cádiz.
Intrepide (Fr) 74 cañones, apresado y hundido.
Redoutable (Fr) 74 cañones, apresado y hundido, el navío que más combatió en la batalla, 487 muertos y 81 heridos. Uno de sus tiradores mató al almirante Nelson.
San Leandro 74 cañones, entró en Cádiz desarbolado, 8 muertos y 22 heridos.
Neptune (Fr) 80 cañones, volvió a Cádiz.
Santísima Trinidad 136 cañones, desarbolado, apresado y hundido, 205 muertos y 108 heridos.
Heros (Fr) 74 cañones, volvió a Cádiz.
San Agustín 80 cañones, desarbolado, apresado y hundido por los daños sufridos en combate, 180 muertos y 200 heridos.
MontBlanc (Fr) 74 cañones, huido.
San Francisco de Asís 74 cañones, varado en la costa, 5 muertos y 12 heridos.
Duguay-Trouin (Fr) 74 cañones, huido.
Formidable (Fr) 80 cañones, contraalmirante Dumanoir huido.
Rayo 100 cañones, encalló después del combate sin apenas participar en él, fue incendiado por los ingleses, 4 muertos y 14 heridos.
Scipion (Fr) 74 cañones, huido.
Neptuno (Esp) 80 cañones, desarbolado, apresado y represado, perdido en la costa, 42 muertos y 47 heridos.
San Juan Nepomuceno 74 cañones, desarbolado y apresado, 100 muertos y 150 heridos.
Berwick (Fr) 74 cañones, apresado y perdido en la costa.
Príncipe de Asturias 118 cañones, desarbolado, entró en Cádiz, 52 muertos y 110 heridos.
Achille (Fr) 74 cañones, hundido al estallarle la santa bárbara.
San Ildefonso 74 cañones, completamente desmantelado, apresado, 34 muertos y 136 heridos.
Argonaute (Fr) 74 cañones, volvió a Cádiz.
Swift-Fire (Fr) 74 cañones, apresado.
Argonauta (Esp) 92 cañones, apresado y hundido, 100 muertos y 203 heridos.
Algesiras (Fr) 80 cañones, apresado y represado, volvió a Cádiz.
Montañés 80 cañones, desarbolado, entró en Cádiz, 17 muertos y 29 heridos.
Aigle (Fr) 74 cañones, apresado y hundido.
Bahama 74 cañones, completamente desmantelado, apresado y hundido, 75 muertos y 67 heridos.
Bucentaure (Fr) 80 cañones, almirante Villeneuve (capturado y después liberado por los ingleses, se suicidó en Rennes cuando iba a ser sometido a consejo de guerra), apresado y perdido en la costa.

Los 4 navíos huidos con Dumanoir fueron capturados por los ingleses 12 días más tarde, cuando intentaban llegar a la costa francesa.

Salu2.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: