Skip to content

Se acabó Trafalgar

08.11.2004
by


Faro Trafalgar

¡Por fin!, el pesao de Trafalgar acaba con el tema, je, jeee… :)

Aunque la Armada podía haberse repuesto de las pérdidas sufridas en Trafalgar y aún poseía una fuerza respetable 44 navíos de línea y 37 fragatas, las circunstancias posteriores de la Guerra de la Independencia, el fin del imperio español en América, pero, sobre todo, la falta de una política nacional, el desgobierno y la desmoralización reinantes en las postrimerías del reinado de Carlos IV, hicieron imposible el resurgir. Trafalgar significó el fin de España como potencia marítima, lugar que había ocupado con honor desde el siglo XVI.

La consecuencia inmediata de Trafalgar fue el colapso prácticamente total del tráfico marítimo de España con América y, por lo tanto, la apertura de los puertos americanos a los buques extranjeros. En 1806 y 1807 se registraron sendos intentos británicos contra Montevideo y Buenos Aires a cargo de escuadras al mando de Popham y Murray, y ejércitos a las órdenes de los generales Beresford y Whitetelocke, respectivamente; ambos ataques fracasaron por la obstinada resistencia de Liniers. Los sucesos de Bayona, que finalizaron con Fernando VII prisionero en Valençay, Carlos IV desterrado en Roma y José I Bonaparte designado Rey de España por Napoleón, fueron el desencadenante de la guerra de la Independencia (1808-1814); la escuadra francesa de Rosily que permanecía en Cádiz desde Trafalgar fue atacada y rendida por la española de Ruiz de Apodaca, mientras que el ejército de Dupont que intentaba liberarla era batido en Bailén (1808).

La ocupación francesa de la Península Ibérica (1808-1814) provocó la formación de juntas gubernativas en las principales ciudades de la América hispana, en principio leales a Fernando VII, pero que poco después se decantaron claramente hacia la emancipación de la metrópoli. Los focos de resistencia realista española se localizaron en los lugares en los que la Armada poseía bases o apostaderos; pero de nada sirvió: en 1810 la insurgencia se extendió a Caracas, Buenos Aires – aquí la resistencia costó a Liniers y Eslava el morir fusilados-, Santiago de Chile y México, mientras que Colombia, Venezuela, Uruguay y Paraguay se declararon independientes en 1811, aunque el virreinato de Perú permaneció inicialmente fiel a España gracias a la habilidad de Abascal (1808-1814).

Al retornar Fernando VII al trono e iniciar la etapa absolutista (1814-1820) se puso en marcha una doble estrategia, por un lado presionar a las potencias europeas y Estados Unidos para que no reconociesen a los insurgentes – lo que fracasó al estar interesados Gran Bretaña, Francia y los norteamericanos en abrir sus comercios respectivos a las nuevas naciones- y enviar fuerzas expedicionarias en apoyo de los focos de resistencia realista. Para ello necesitaba a la Marina y entonces no se le ocurrió más que la idea de adquirir a Rusia navíos y fragatas, en vez de habilitar los propios que se deshacían en los arsenales. Los navíos adquiridos en 1817 estaban podridos e incapaces de navegar. Así, la expedición montada hacia el Perú en 1818 al mando de Polier fracasó por naufragios – el mismo Polier desapareció con el San Telmo al sur de cabo de Hornos- y la acción de la incipiente Marina chilena al mando de Cochrane; mientras, la escuadrilla de Romarate se veía impotente para enfrenarse con los argentinos (1818), y Laborde, desde Cuba, aunque con apoyos notables al ejército que operaba en Venezuela y Colombia, no fue capaz de cambiar el curso de los acontecimientos por la extrema debilidad de sus fuerzas navales. La sublevación del ejército que al mando de Calleja se preparaba para acudir en apoyo de los realistas americanos, y que gracias a Riego trajo consigo la etapa constitucional del reino de Fernando VII (1820-1823), desalentó a los partidarios de la unión con España y los inclinó a aceptar la causa republicana; Puerto Caballero en Venezuela, San Juan de Ulúa en México y El Callao en Perú, serían los últimos bastiones de la resistencia monárquica en el continente americano (1823-1826).

Gran Bretaña y los Estados Unidos reconocieron la independencia de las naciones surgidas del antiguo imperio español (1825). Aun así, Fernando VII intentó recuperar México con un ejército transportado en la escuadra de Laborde; conquistado Tampico, el general español ordenó a Laborde que se retirase suponiendo fácil el sometimiento de los mexicanos, lo que no consiguió y tuvo que capitular (1829).

Al morir Fernando VII (1833) dejó, tras un reinado calamitoso, una Marina casi inexistente compuesta de tres navíos y cinco fragatas, con unos astilleros vacíos y ruinosos – sólo se construyó el bergantín Jasón en 1819- y unas dotaciones miserables y mal pagadas, cuyo máximo exponente lo constituye el hecho de la muerte por hambre del teniente de navío Lavadores a causa de debérsele 17 pagas.

Notas Adicionales:

Ataque de Nelson a la ciudad de Santa Cruz de Tenerife (1797).
Nelson y un escuadrón británico intentó la conquista de la ciudad canaria con rotundo fracaso. 300 muertos británicos y el cutter “Fox” hundido con toda su dotación. El general Gutiérrez encerró a los ingleses en el Convento de Santo Domingo venciéndolos y obligando a Nelson, que había perdido un brazo en el ataque, a capitular. y dejando reembarcar a los enemigos con sus armas y con honores de guerra, cuando debieron haberlas rendido y quedado nuestros prisioneros, aunque con las inexpertas e indisciplinadas milicias, poco más se podía hacer.

Los restos de Trafalgar
Un proyecto internacional busca en aguas del Golfo de Cádiz los navíos que se hundieron en la batalla naval.

Dossier, varios:
Dossier de prensa
Reportaje de El País Semanal

Ahora sí que sí. ‘This is the end’, como dicen The Doors.
Molaría una peli para el aniversario, aunque viendo el afán de Hollywood de pegarle un repasito a la historia, me temo lo peor…, al menos espero que saquen el orgullo los ingleses y hagan algo bien, por una vez, je, je…, ya veremos.

Salu2.

Anuncios
One Comment leave one →
  1. Jesus permalink
    11.11.2004 08:00

    Fantástica tetralogía. Es un placer leerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: